Esta serie es inédita, no se ha expuesto ni publicado nunca. Aquí sólo encontrará una pequeña muestra del trabajo.

PARAJES SECRETOS

Hay lugares que conmueven. Muchas veces el entendimiento no es capaz de discernir el motivo de porque un espacio concreto, ha sea el interior de un edificio o un paisaje o cualquier otro entorno que rodee al espectador / actor, le cause diferentes sensaciones.
Hay dos maneras de relacionarse con un sitio. Una como espectador, es decir, cuando se mira un lugar desde una posición contemplativa sin invadirlo ni modificarlo y la segunda como actor, cuando la persona entra en un ámbito interaccionando con el espacio ya sea de manera involuntaria, como por ejemplo caminando por él, o voluntariamente con el propósito de modificarlo.

Del mismo modo que el síndrome de Stendhal turba la mente a través de la belleza, existen determinados parajes que causan emociones trastornando la conciencia. La ciencia explica que fisiológicamente las emociones provocan reacciones del sistema nervioso autónomo y del sistema endocrino. Este, de una manera inconsciente, dispersa hormonas por tos el cuerpo haciendo que, a veces, turben la sensatez y de una manera aparentemente mágica transporten a la persona a un mundo de sensaciones irracionales.
Por otro lado a los conocimientos culturales aprendidos, referentes a una cultura y un tiempo concreto y las emociones sensoriales, éstas más universales, compilan en la mente un conjunto de «inputs» que también ayudan al observador a relacionar un lugar con referentes cognitivos que habitan en algún pliegue del cerebro provocándole diferentes estados de ánimo.

Las fotografías de esta serie quieren transmitir estas sensaciones enigmáticas de lugares, donde la casualidad o la intencionalidad, los ha configurado de tal manera que afectan a los espectadores que los observan o los actores deambulan por ellos y les hace sentir, sin motivo aparente, unas sensaciones agradables, suaves, delicadas, inciertas, inquietantes, repulsivas, turbadoras…