MURO

Hay cosas encerradas dentro de los muros que, si salieran de repente a la calle y gritaran, llenarían el mundo (Federico García Lorca)

 

Muro: Pared gruesa que soporta el peso de un edificio o limita verticalmente su interior. (Definición del I.E.C.)

Un muro sirve también para aislar espacios, para impedir el paso, para incomunicar, para proteger o aislar cosas o personas. Su proliferación traza recorridos seguros, fijos, estables, permitidos…pero castra otros, impidiendo o limitando la libre circulación, acotando los ámbitos con la consecuente pérdida, querida o no, de libertad para transitar por cualquier espacio ya sea físico o mental.

Los muros nos hablan de silencios, de gritos ahogados, de bellezas escondidas, de tesoros ocultos, de ámbitos prohibidos, de palabras silenciadas, de ideas incomunicadas… de cualquier cosa o pensamiento que no le está permitido mostrarse y que queda relegado/a a la ignorancia.

Por eso el muro es utilizado como elemento inexpugnable que oculta y no permite ver o acceder a las cosas que esconde. Lo que comporta este aislamiento es una pérdida de libertad, ya sea intelectual o material, de las personas que no se les permite transitar de un lado a otro del muro. Es un límite que coarta la libertad del que está encerrado dentro en contra de su voluntad y de lo que está fuera por la imposibilidad de acceder.

En este caso, utilizo el concepto que nos proporciona un muro físico como metáfora de la privación de libertad. Se trata de una imagen de 8 m de largo por 1,20 de altura. Está compuesta por un total de 240 fragmentos de muros, hallados en diferentes lugares, que configuran un todo.

Son porciones de muros que por uno u otro motivo me han llamado la atención. A veces las formas aleatorias formadas por el tiempo o estructuras fijadas por las ideas de los arquitectos y decoradores o los colores o las texturas o cualquier mezcla de estos elementos, me seducen y las capto con la cámara del teléfono móvil.

Esta propuesta expositiva quiere involucrar al espectador a realizar una muestra viva. La idea es que los asistentes a la exposición puedan coger una fotografía del mural para llevársela. Con este gesto de llevarse una foto sacándola del mural ayudará de forma simbólica a derribar el muro.