CONVERSACIONES CON LA MUERTE

La sociedad occidental a menudo utiliza eufemismos para endulzar las realidades. En el caso de la muerte dicen que nos convertimos en polvo. De hecho no sale mucho polvo de un cadáver de cualquier ser ya sea una flor, un perro, un sapo, una mariposa, una lubina, un humano …

Esta serie fotográfica es una alegoría de la muerte física. Mediante objetos que han sido abandonados, olvidados en almacenes sin ningún tipo de cuidado, en los que el paso inexorable del tiempo ha dañado su belleza primitiva, se ha representado los restos que se encuentran en el interior de las tumbas.

Como si de un pequeño teatrillo se tratara las composiciones hechas con estos objetos que han perdido su capacidad de seducción y sólo les queda una sombra de lo que eran, nos evocan los detritus, condición final y natural de cualquier ser vivo.

Fecha:1990

Medidas: 26,5 X 26,5 cms.

Num. de imágenes: 18

Copias montadas en passpartout 40 x 50

Papel clorobromuro